Podología Dermatológica

Comprende el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades y afecciones dermatológicas que se presentan en el pie. La piel supone el órgano más extenso del organismo, el cual abarca toda la superficie corporal. Además, la piel determina la estructura de los anejos cutáneos como son el pelo, las uñas y las glándulas sudoríparas y sebáceas. El Podólogo es un profesional formado en el diagnóstico y tratamiento de la patología de la piel y de sus anejos. En ocasiones y en el caso de enfermedades de la piel que puedan afectar a varias zonas del cuerpo, incluidos los pies, el podólogo podrá complementar el tratamiento que el paciente reciba de otros profesionales, como el dermatólogo. En otros casos y en problemas específicos en el pie, el podólogo será el profesional que deberá diagnosticar, tratar dichos problemas y en ocasiones, remitir al paciente para su tratamiento multidisciplinar por parte de otros especialistas.

En el pie son numerosas las afecciones dermatológicas que se pueden presentar. Principalmente: hiperqueratosis y helomas (callos y durezas), infecciones por hongos ("pie de atleta" o micosis), bacterias (eritrasma, queratolisis punteada) y virus (papilomas o verrugas), alteraciones de la sudoración (hiperhidrosis o sudoración excesiva, bromhidrosis o mal olor y xerosis o piel seca), queratodermias o engrosamiento patológico de la piel, eczema dishidrótico (aparición de vesículas acompañadas de picor), dermatitis atópica (enfermedad de la piel con mucho picor), psoriasis, tumores, etc. También encontramos problemas ungueales: onicocriptosis o uña incarnada, onicogrifosis o uña engrosada, onicomicosis (uñas con hongos), cromoniquias o cambios en la coloración normal de las uñas, exostosis o prominencias óseas subungueales, tumoraciones, etc. También conviene recordar que en el caso de tumores benignos y malignos de partes blandas de aparición en el pie (melanoma, carcinoma, etc.), el podólogo está cualificado para realizar un diagnóstico inicial y precoz y poner en marcha todas aquellas medidas necesarias para el tratamiento o la remisión en casos necesarios para el seguimiento y pronóstico de dichas patologías.

Para del diagnóstico de estas enfermedades contamos en nuestro centro, con una amplia experiencia y numerosos medios técnicos: microscopía digital, dermatoscopia, realización de cultivos, biopsias, etc. El tratamiento abarcará tanto la terapéutica farmacológica, las medidas conservadoras y preventivas e incluso cuando sea preciso, el empleo de la cirugía. En el caso de que el tratamiento indicado sea el quirúrgico, en la mayoría de los casos se realizará en nuestro centro, sin necesidad de internamiento siendo en régimen ambulatorio. Los procedimientos se realizan con anestesia local, minimizando los riesgos de otros tipos de anestesia, con las máximas condiciones de asepsia, el debido procesamiento de la muestra recogida y garantizando en todo momento un trato profesional e individualizado para el paciente.

Para mayor información de los procesos dermatológicos más frecuentes en el pie, "pinche" en estos enlaces:

www.clinicadelpieembajadores.com © 2010